Planificando la búsqueda de empleo (y 8): cómo comunicarse con el mercado

Por fin llegamos al último punto de esta hoja de ruta que estoy proponiendo para planificar la búsqueda de empleo. Un responsable de marketing empresarial cerraría su estrategia comercial con un plan de promoción, es decir, con decisiones concretas que le van a permitir comunicarse con sus clientes potenciales. Para lanzarse a la selva laboral, a la caza de posibles empleadores, también necesitamos elegir herramientas adecuadas de interlocución.

Antes de entrar en una tormenta de ideas sobre autopromoción laboral hay que aclarar un par de cosas. Lo primero, conviene elegir herramientas con las que nos sintamos cómodos. Una cosa es trabajar la marca personal y otra cosa es tratar de vender lo que no somos. Si quieres dedicarte al trabajo de oficina, no te recomiendo que vayas por ahí con estrategias de diseño loco. Un empleador que esté buscando un contable querrá saber si eres una persona de confianza, seria, organizada, formada, actualizada. Así que, posiblemente, abrirte una tienda Amazon sería sobreactuar un poco. Si te vas a dedicar al marketing y, en particular, a las redes sociales, tendrás que demostrar que, además de tener varios perfiles abiertos, sabes posicionarlos, gestionarlos, monitorizarlos, mantenerlos vivos y con más de cinco seguidores… Si te vas a presentar a una oferta de empleo como profesor de informática, el diseño de tu curriculum debe demostrar que tu manejo de Word no es de nivel usuario.

Lo segundo que quiero resaltar tiene que ver con mi artículo anterior, sobre dónde colocar el talento. Si hemos decidido concentrarnos en el estrecho mundo del empleo público, la única herramienta de comunicación que necesitamos manejar es el Boletín Oficial y, como mucho, algún agregador que nos ayude a estar al día de las convocatorias. Y a estudiar se ha dicho. Si queremos abrir puertas en el empleo privado, habrá que decidir si nuestra búsqueda va a ser fina (sólo empresas gourmet) o gruesa (nos vale todo lo que nos encontremos por el camino). No se obtiene el mismo rendimiento de un portal de empleo generalista que de uno especializado. No vamos a conseguir el mismo efecto en el interlocutor con un curriculum fotocopiado o un mailing indiscriminado que con una solicitud presencial tarjeta en mano. Por último, mi consejo, sea cual sea tu objetivo laboral, es que te presentes siempre como profesional de tu sector. Tendrás más opciones de abrirte paso que si vas de currito por cuenta ajena. Se trata de buscar clientes, no empleadores. En el camino te encontrarás a tu próximo jefe.

Bien, vamos a lo práctico: herramientas para salir a comunicarnos con el mercado laboral.

1.- Una buena agenda. En papel, en tu móvil, en una tabla cutre hecha con hoja de cálculo, en una base de datos de programador o en el último CRM del mercado. Me da igual pero búscate la manera de seguir cada contacto que hagas, cada curriculum que dejas o envías, cada oferta en la que te inscribes.

2.- Un mapa y un callejero. La autocandidatura siempre es una buena estrategia para empezar, aunque los resultados no lleguen a corto plazo. Desde mi punto de vista, es la mejor manera de emprender una búsqueda ordenada, de demostrar proactividad y de tomar el control del mensaje y la imagen que queremos transmitir. No es lo mismo ofrecer tus servicios profesionales que responder a una demanda de empleo. Optimiza la ruta de visitas presenciales, ya que no todas las empresas tendrán tiempo, ganas o personal adecuado para recibirte y, a veces, puede ser más efectivo tirar de mail personalizado y directo al corazón del responsable de RR.HH.

3.- Elevator pitch.  Es la técnica del minuto de conversación en un ascensor. Practica tu presentación para cuando hagas visitas en persona. No vale el aquí tiene mi curriculum, hasta otra. Salvo que busques trabajo en agencias de modelos o azafatas y tu presencia lo diga todo.

4.- El curriculum. Cada vez más inútil pero todavía imprescindible para muchos empleadores, ya que sirve de primera impresión. En Internet tenemos utilidades para diseñarlo a gusto del consumidor, como Express-CV. Si lo vas a enviar por mail, por favor: Portable Document Format (PDF). Personaliza el contenido y la estética del curriculum en función del destinatario. Y nada más. No te obsesiones con los consejos prácticos que circulan en sesudos manuales y por Internet, sólo ten sentido común y ponte en el lugar del que tiene que leer el curriculum. Por ello, asegúrate de que se lo entregas a la persona correcta y de que contiene la información que necesita para ampliar datos y/o para llamarte a una primera entrevista.

5.- ¿Carta de presentación? La carta (o el mail) de presentación, si la envías, debe ser muy corta y sencilla porque su función consiste en presentar el curriculum vitae. Es como un elevador pitch por escrito, así que ten en cuenta que el interlocutor no lo va a leer, más bien lo va a escanear con la mirada. Si la carta va en papel, mejor en una carpeta-dossier o en sobre tamaño folio.

6.- La tarjeta de visita. Sola o acompañando al curriculum y a la carta, es el mejor elevador pitch tangible del mercado laboral. Que se lo digan a Michiel Das, el desempleado que puso tres tarjetas a circular por el mundo y ya tiene trabajo. No se puede decir más en tan poco espacio: lo que eres, lo que pareces, tus datos de contacto. Todo lo que te he propuesto trabajar en esta serie de artículos puede quedar reflejado en ese pequeño trozo de cartulina: tu contenido de valor –tú decides si vas de consultor comercial al uso o de diseñador de estrategias– y tu imagen –con un diseño más sobrio o más loco-. Si además añades un código QR a la tarjeta, tu interlocutor podrá acceder desde su smartphone a tu landing page: blog, web, perfil, about me… Y para los más adelantados a su tiempo, ya existe un sistema para ahorrar en tarjetas físicas: llega la tarjeta de visita virtual, una aplicación que descarga tus datos en el smartphone de tu interlocutor.

7.- Otros formatos. Idea-tendencia para emprendedores creativos: merchandising laboral. Estoy seguro de que hay tantos posibles formatos como personas. Dípticos informativos para sustituir al aburrido currículum, calendarios de bolsillo en lugar de la clásica tarjeta, cualquier objeto útil serigrafiado (USBs, bolígrafos…), tu cara y tu web impresa en un sobre de azúcar… Que siga el brainstorming.  Emplea el formato que quieras para darte a conocer siempre que encaje con tu estrategia de marca personal y con las señales que necesita el mercado.

8.- Web, blog, perfiles. Estamos en el año 2013 de nuestra era y (casi) todos tenemos vida digital. Se trata de ponerla al servicio de la comunicación profesional, no de inventarnos una vida paralela nueva. Si te sirve, yo empecé a escribir mi primer blog en el año 2007, como un hobby, sin pretender que me llevara en volandas a un puesto de trabajo concreto. Escribo sobre lo que sé o sobre lo que hago. Así que hoy mis dos blogs me acompañan en mi vida laboral como un anexo al currículum. No cumplo casi ningún consejo de esos que andan por ahí sobre el blog perfecto: no diseño mis artículos, no hago SEO artificial, publico cuando puedo… No existe el empleado 10, luego un blog de 10 es mentira. Sí importa que esté en mejora continua y en eso ando. Lo mismo digo para cualquier activo que tengas en la red: tu web con trabajitos de clase o tus mejores chapucillas, tu perfil personal de Facebook, Twitter, LinkedIn, etc. No dejes de vincular todos tus activos entre sí. Y no olvides incluir alguna dirección digital, aparte del e-mail, en tu curriculum o en tu tarjeta. Si no lo haces, tu cliente-empleador te podrá buscar en Google o en FB. Así que decide tú cuál es la puerta de entrada a tus referencias. Por cierto, no me seas rata y déjate cuatro duros en un dominio propio para tu email y tu web.

9.- Sobre mí. Si te resulta útil, para evitar que el interlocutor se pierda en tu promiscua vida digital, existe una utilidad online que puede servirte de landing page o página de entrada: about me. En cuanto tenga un rato para sacarme una buena foto yo también me abriré uno.

10.- Portales de empleo. Al igual que las grandes marcas no pueden permitirse no-estar en ciertos escaparates, un profesional debe tener actualizado su curriculum en Infoempleo y en Infojobs / Infolancer. No voy a recomendar otros que no conozco por mí mismo, pero que sepas que existen algunos ya clásicos como Monster y Laboris; y una hornada de nueva generación con muy buena pinta: Workmunity, Cuwitt, Jobandtalent, Marketyou. Para recibir ofertas de empleo también puedes seguir los perfiles que todos los portales tienen en las redes sociales, o agregadores como @oferta_empleo, @jobision o @empleONcom, pero esto sólo será útil si tienes alguna forma de monitorizar toda la información que te llega. Por último, aunque su efectividad es más limitada, no dejes de introducir tus datos en los portales públicos o institucionales de tu entorno: servicio autonómico de empleo, universidad, patronal, sindicatos, cámaras de comercio, agencias de desarrollo local.

11.- ETTs y agencias de colocación. Son las grandes mediadoras de ese 20% de ofertas de empleo que las empresas sacan a la luz. Casi todas se valen de los portales generalistas para llegar al mayor número posible de candidatos, pero si necesitas trabajo rápido y no te importa el qué, te recomiendo que dediques tu primera semana de búsqueda a presentar tu solicitud en todas las que puedas, mejor en oficina que por Internet. Puedes encontrar los listados aquí y aquí.

12.- Otros escaparates. Por último, y sin salir de Internet, existen nuevas plataformas que pueden ayudarte en tu promoción y, a veces, sacarte una pequeña remuneración: portales para publicar cursos online, como Floqq y Tutellus; o comunidades de servicios profesionales, como etecé o, incluso, los bancos del tiempo.

13.- Networkea. Hay vida dentro y fuera de Internet. Se trata de que no te encierres en ti mismo y dediques tiempo a interactuar con otras personas, estén o no en tu misma situación. Redes sociales, blogs, grupos virtuales, eventos reales… Cualquier excusa es buena para conocer gente nueva que puede tener ese contacto o esa oportunidad que buscas. Eso sí: organiza tu tiempo para conectar y desconectar.

14.- La segunda cita. Por último, si has seguido mi hoja de ruta y has aprovechado las herramientas que te he propuesto en este post, es altamente probable que hayas cruzado la barrera de la primera llamada más de una vez. Los procesos de selección pueden ser muy variopintos, además de la clásica entrevista personal, muchas empresas utilizan dinámicas grupales y otras pruebas para saber más de ti. Mi eterna recomendación: olvida cualquier consejo de manual sesudo. Sólo ponte en el lugar del cliente – empleador. Infórmate sobre él. Conócelo en profundidad. Y haz lo posible para que el otro conozca tu propuesta de valor. Actitud proactiva, no reactiva o a la defensiva.

Pues bien, siento haber sido tan extenso en este artículo pero quería tocar todos los palos de la autopromoción profesional, si me permitís llamarla así. Habrá tiempo y espacio en este blog para profundizar todavía más durante la ruta. Por ahora, espero que esta tormenta de ideas le resulte útil a alguien… y que podamos ampliarla entre todos.

Mucha suerte a tod@s y un saludo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Orientación laboral y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Planificando la búsqueda de empleo (y 8): cómo comunicarse con el mercado

  1. Pingback: Planificando la búsqueda de empleo: resumiendo | espacio transversal

  2. Pingback: Planificando la búsqueda de empleo (y 8): cómo comunicarse con el mercado | Temas laborales | Scoop.it

  3. Pingback: Planificando la búsqueda de empleo (y 8): cómo comunicarse con el mercado | Foro E-Magazine | Scoop.it

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s